Post escrito por Joan Márquez, alumno del máster de Biotecnología Molecular y Celular de Plantas que organiza el IBMCP.

Si se fijan detalladamente, prácticamente todos los alimentos que consumimos tienen su origen, de manera directa o indirecta, en las plantas. Las células vegetales son capaces de captar la energía del sol e incorporarla a las moléculas que forman los seres vivos, y que al final pueden ir a parar a nuestra barriga. Esta característica ha sido explotada por la agricultura para proporcionar los nutrientes que necesitamos. Pero los humanos no nos conformamos con comer y también queremos utilizar su gran capacidad productiva para producir moléculas con actividad terapéutica o industrial (inhibidores, enzimas, anticuerpos, antígenos…). Es decir, utilizar a nuestras amigas las plantas como biofactorías, y además de cosechar nutrientes, cosechar moléculas específicas de interés.

1

Leer más

Hoy sábado 22 de Julio, a las 21:30 estaré charlando de “Transgénicos sin miedo” en la librería “Nube de Magallanes” en Dénia. Gracias a la tenacidad de Isabel Ferrando para organizarlo todo, contra viento y marea, coincidiendo con la noche abierta de Denia. Aquí os dejo una entrevista en COPE Dénia con Jaume Ferrer y la propia Isabel donde hablamos del libro, de la presentación y del tema en general.

20246177_1424032424339763_9027269891599082387_n

Post escrito por Lluís Carles Martínez Centelles, alumno del máster de Biotecnología Molecular y Celular de Plantas que organiza el IBMCP.

Es posible que a muchos les suene el nombre de Slenderman. Para quien no lo sepa, se trata de un personaje ficticio de terror, creado en creepypastas de Internet. Fue tan popular que hasta se hicieron varios videojuegos sobre este personaje, que básicamente eran un juego de pilla-pilla en un bosque oscuro. Slenderman se caracteriza por ir vestido de traje, su cara blanca y sin rasgos faciales y su apariencia, anormalmente alto y delgado, siendo esto último lo que le da el nombre (“slender” se traduciría al español como “espigado”).

Imagen 1
Aquí tenéis una imagen del susodicho. Personalmente, me da más miedo la niña…

Leer más

Post escrito por Rafael García López, alumno del máster de Biotecnología Molecular y Celular de Plantas que organiza el IBMCP.

Hoy estamos aquí para hablar de los micro-RNAs (o miRNAs) pero primero vamos a ponernos en situación con u ejemplo cotidiano. Imaginemos que el núcleo de las células es como la central de correos, ahí están almacenados nuestros datos, nuestros mensajes. Como es lógico para que esos datos lleguen a donde se les necesita (el citoplasma) se necesita un mensajero. Ahora imaginemos que en el camino que recorre ese mensajero (RNA mensajero o mRNA) hay una piedra con la que se tropieza y nunca llega a entregar su mensaje. Pues la maravillosa piedra con la que se tropieza ese mensajero y que impide que te llegue tu ansiado mensaje, esa piedra, esa p…pequeña piedra es el microRNA.

Estas piedras (los miRNAs) son un tanto especiales ya que los mensajeros tampoco son del todo normales. Cada mensajero, que viene de la central o núcleo, lleva siempre el mismo mensaje con el mismo destino, y siempre se tropieza con la misma piedra, ya que estas piedras ya saben en el camino de que mensajero se tienen que poner; son como un ente malvado que se dedican a perseguir a un solo mensajero para que nunca llegue a entregar su mensaje.

Una vez entendida la “motivación” que mueve a estos microRNAs es momento de ponerse un poco serios y desgranar un poco este proceso. Dentro de las regiones del genoma de las células que antes se conocían como ADN basura (el genoma está dentro del núcleo, la central de donde salen todos los mensajes) porque nunca llegaban a generar una proteína, ahora se conoce que estas regiones a veces dan lugar a RNAs que nunca llegan a traducirse, es decir, generar una proteína, y permanecen y llevan a cabo su función en esta forma de RNA. Un microRNA se generan a partir de un RNA concreto que adquiere una forma de horquilla del pelo, y esta horquilla es reconocida por ciertas proteínas (DICER) que lo cortan dejando solo una pequeña parte, una guía que se unirá a otras proteínas (complejo RISC/Argonauta, aunque este no tiene nada que ver con Jason y sus compañeros de aventuras). Este complejo de proteínas junto al miRNA guía será lo que ya conocemos como la piedra en el camino. Estos pequeños RNAs, como su nombre indica son micro, solo cuentan con 21 nucleótidos (normalmente) que son las piezas que forman el RNA y el DNA, con unas pequeñas diferencias en las que no vamos entrar. Los mensajeros pueden estar formados por miles o decenas de miles de estas piezas, y aun así el microRNA es capaz de conseguir que estos mensajeros gigantes no entreguen su mensaje.

Figura 1

Leer más

Post escrito por Pablo Romero, alumno del máster de Biotecnología Molecular y Celular de Plantas que organiza el IBMCP.

Las propiedades psicoactivas y medicinales de la Cannabis, conocida popularmente como marihuana, eran ampliamente conocidas por civilizaciones antiguas, luego a comienzos del siglo XX la planta fue declarada ilegal en la mayor parte del mundo usando como argumento las propiedades psicoactivas, opacando por largo tiempo sus usos medicinales. En los últimos 10 años varios gobiernos han permitido el consumo en distintos grados y cada vez son más los países en los que se permite el consumo con fines medicinales, sin embargo en la mayoría de los países aún mantiene el estatus de ilegalidad y no se hace distinción entre usuarios medicinales y recreativos.

Plantación legal de cannabis medicinal en Chile
Plantación legal de cannabis medicinal en Chile

Leer más

Post escrito por Andrea Torruella, alumna del máster de Biotecnología Molecular y Celular de Plantas que organiza el IBMCP.

¿Cómo nos alimentaremos si nuestras cosechas se pierden? ¿Qué comeremos? ¿Habrá suficiente comida para todos? El rendimiento de nuestras cosechas se ve afectado por muchos motivos, como: sequía, cambios en la salinidad del suelo, el frío y las enfermedades mediadas por virus, entre otros factores. Estas últimas en especial, provocan grandes pérdidas debido a la dificultad para controlarlas y a su rápido avance. Esto es un problema al que debemos prestar gran atención, no solo debido a las pérdidas económicas, sino también por la creciente demanda de alimentos a la que nos enfrentamos.

La población humana actualmente es de 7.495 millones y se espera que para el 2050 seamos 9.000 millones, lo que quiere decir, que incrementar la producción de alimentos para alimentar a todas esas personas, y aún hoy no lo hemos logrado. 973 millones de personas sufren hambre o malnutrición según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), por lo que debemos mejorar y aumentar los rendimientos de las cosechas si queremos que haya suficientes alimentos en el futuro.

1299668316f65f3c90124f6d7708b78f

Leer más

Post escrito por Sergio Legido Peña, alumno del máster de Biotecnología Molecular y Celular de Plantas que organiza el IBMCP.

Cada uno de nosotros se constituye por los diferentes genes heredados de nuestros padres, que juntos componen nuestro genoma. Si, ese “libro de instrucciones” de la vida que nos da forma. Este genoma, se entremezcla con aquello que nos rodea, nuestro ambiente, para dar lugar a nuestras características (fenotipo).

4

Gracias a ello, cada uno de nosotros somos diferentes, con nuestros más y nuestros menos, pero siempre ligados a un origen; nuestros padres. Sin embargo, ¿Es posible que todo esto vaya a más?

Como ya sabemos, nuestra información genética está comprendida por el DNA heredado de nuestros padres. No obstante, sobre esta base, pueden existir modificaciones. Estas modificaciones, realizadas sobre dicho “manual”, constituyen la epigenética, que se define como la modulación de la expresión de los genes sin alterar el contenido de nuestro genoma, es decir, sin alterar la secuencia de nuestros genes.

Leer más

El pasado jueves hice un Facebook live en El País Semanal para hablar de transgénicos, pero sin miedo. Fue un debate muy interesante presentado por Sara Cuesta y con mucha participación por redes sociales. Aquí os lo dejo.

Podéis seguir todas mis colaboraciones en “El País Semanal” aquí.

Post escrito por Teresa Fortún, alumna del máster de Biotecnología Molecular y Celular de Plantas que organiza el IBMCP.

¿Alguna vez has oído hablar de mutantes que no sean los superhéroes de los comics, o los personajes de ciencia ficción de la literatura y el cine? Pues existen, y en mi caso son mi pan de cada día…y con suerte lo que me dé de comer.

Imagen 1 Leer más

Post escrito por Irene García Maquilón, alumno del máster de Biotecnología Molecular y Celular de Plantas que organiza el IBMCP.

Que el cambio climático es un hecho no es ninguna novedad (exceptuando la opinión de Trump). La continua emisión de gases de efecto invernadero es una de las principales causas. Y sí, somos culpables de la aceleración de este proceso natural; pero, además del calentamiento global, el derretimiento del Ártico o la subida del nivel del mar, el cambio climático afecta a los organismos que nos dan de comer y nos permiten respirar: las plantas.

Te preguntarás cómo puede afectar el cambio climático a las plantas, o más concretamente, a la agricultura. Pues bien, para entender esto no hace falta irse muy lejos; cada uno de nosotros puede apreciar en sus propias carnes las variaciones del clima durante las últimas décadas. Desde que se iniciaron los registros, llevamos superando el año más caluroso de la Tierra desde hace tres, siendo 2016 el año más cálido del que se tiene constancia. Y no lo digo yo, lo dice la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Variación global de la temperatura en las últimas décadas. Fuente: OMM.
Variación global de la temperatura en las últimas décadas. Fuente: OMM.

Leer más