Los miedos alimentarios van por modas. Todavía no nos hemos recuperado de los dos meses en los que todos se preocupaban por la panga y pidieron la prohibición en los comedores escolares, cuando ha aparecido un nuevo apocalipsis alimentario: El aceite de palma. A diferencia de otros miedos el rechazo al aceite de palma tiene bastante lógica. El aceite de palma se utiliza de forma masiva por la industria alimentaria por diferentes motivos. El primero es que es muy barato de obtener. Se produce en zonas tropicales de África, Indonesia o América, donde los costos de producción son muy bajos. Otra cuestión es que es una grasa saturada y el punto de fusión es cercano a la temperatura corporal, esto implica que se fundirá en la boca, por lo que sirve para producir esta textura tan apreciada en chocolates y dulces de notar como se deshace mientras te lo comes. Barato y útil, una combinación mágica. Pero claro, no todo es tan bonito como nos gustaría que fuera. El problema del aceite de palma es que es una grasa saturada, por lo que nutritivamente no es aconsejable. Los nutricionistas llevan tiempo denunciando este hecho. Y luego está todo el problema social. Para cultivar palma están talando selvas de alto valor ecológico, y las condiciones laborales de los trabajadores en los países productores son muy malas, lo que explica su bajo precio final. Por lo tanto, a diferencia de otras muchas alertas, el rechazo al aceite de palma podría estar justificado por varios motivos. También se ha señalado que pueda ser cancerígeno, pero esto lo pondría en cuarentena. Es cierto que algunos productos que arrastra en su refinado pueden ser cancerígenos y que un estudio reciente ha visto que puede influir en el crecimiento de metastasis, pero más allá de su influencia en la obesidad y que la obesidad es un factor de riesgo en determinados cánceres, los datos sobre la relación entre aceite de palma y cáncer son demasiado preliminares como para hacer afirmaciones contundentes.

aceite-de-palma
El aceite de la discordia

Leer más

Me pasa Eugenio Fernández Aguilar un vídeo que han hecho los alumnos de su instituto en Rota (Cádiz) un vídeo realizado por varios alumnos en el que analizan el libro “Comer sin Miedo”, en concreto @Javi_Lay2 @robersaky @malaurio12 y @Alejandromb17 . Espero que os guste.

Os comparto la entrevista que he realizado para el programa “Marca España” de radio exterior de España en el que hablamos de los mitos y realidades de la comido sana y de la investigación que estamos llevando a cabo en el IBMCP. Comparto micrófono, además de con la presentadora del programa Lola Plaza, con mi amiguete José Antonio López-Guerrero (JAL).

Mitos y verdades de la comida sana

Comparto la colaboración mensual en el programa SER Saludable con Sara Tabares, Amadeo Salvador y Arturo Blai y en esta ocasión con el endocrinólogo Carlos Sánchez, en los que hablamos de los diferentes edulcorantes que hay en el mercado y de los mitos relacionados con ellos. Espero que os guste. Y aprovecho para comentaros, que el pasado Miércoles recibí de manos del Consejo Social de la UPV el premio a la excelencia docente. Ni que decir tiene que me hizo mucha ilusión.

Comparto la charla que di en el IVIA (Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias) sobre el científico como divulgador, y qué puede reportar a una carrera científica hacer divulgación. El IVIA es una institución de referencia en investigación agraria en Valencia, dependiente de la Generalitat, por lo que podéis imaginar el orgullo y satisfacción de poder hablar de ciencia en tan noble institución. Espero que os guste.

Estas últimas semanas la polémica ha tenido que ver con la panga, ese pescado blanco tan popular en hospitales y comedores escolares. ¿Nos vamos a envenenar si comemos panga? ¿Es tan peligrosa como dicen? ¿Hay que preocuparse? Lo comentamos en Ser Saludable, como siempre dirigido por Sara Tabares, dentro del espacio “Hoy por Hoy, Locos por Valencia” que presentan Arturo Blay y Amadeo Salvador.

panga-uso-libre

Comparto la última entrega de la colaboración mensual que tengo en Radio Valencia dentro del programa SER Saludable que dirige Sara Tabares. En esta ocasión hablamos de probióticos, y aprovechan que en valencia tengo un amiguete que es una autoridad mundial en el tema, pues nada mejor que invitarle y que hable él, que sabe más yo. Como siempre además de Sara Tabares y un servidor, en la entrevista participan Arturo Blai y Amadeo Salvador.

Esta temporada estoy haciendo una colaboración en el programa “Ser Consumidor” que dirige y presente Jesús Soria y se emite por la Cadena SER cada domingo a las 6:00 a.m. En la sección llamada “La etiqueta” trato de descifrar lo que significan las diferentes etiquetas que puedes encontrar en los productos, y lo que implica cada una. En la entrega de este mes hablamos de las etiquetas de “light”. Solo quiere decir que tienen menos calorías, no, que no engorden. Recuerdo que de todo esto hablé en “Comer sin Miedo”

Hace unas semanas El País publicó un artículo en el que varios científicos, entre los que me incluyo, cuestionaban el papel de la agricultura ecológica en el respeto del medio ambiente. Cualquiera que consuma ecológico se dará cuenta de los elevados precios. Ese sobrecoste se debe a la caída de producción, y si tienes menos producción en el mismo suelo el impacto ambiental se dispara, por mucho que hayas enterrado cuernos rellenos de estiércol o solo hayas utilizado fertilizantes naturales. La revista New Scientist también publicó en fechas recientes un artículo sobre este tema y algunos ya llevamos tiempo diciéndolo.

Este artículo ha levantado las airadas críticas del mundillo agroecológico, que parece que lo de la “paz y amor” se lo deja de lado a la hora de proteger al mercado, incluyendo una queja que fue atendida por la defensora del lector. Entre los numerosos artículos que han tratado de desmentir el artículo del País, me ha llamado la atención uno publicado en el blog “planeta futuro” de la propia web de El País, dentro de la sección alterconsumismo sobre comercio justo. La respuesta está escrita por dos miembros de la junta directiva de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica, lo que ya de entrada hace dudar de la fiabilidad de sus argumentos. ¿Por qué digo esto? Muy fácil: Si uno investiga la composición de la junta directiva encontrará que el vicepresidente segundo es Carmelo García Romero, que se presenta como:

Doctor en Veterinaria y Académico. Cuerpo Nacional Veterinario. Real Academia de Ciencias Veterinarias, Experto en Ganadería Ecológica. Salud y Bienestar. Medicina Holística Veterinaria. Homeopatía y Fitoterapia. Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE). Asociación para el Desarrollo de la Ganadería Ecológica (ADGE). Asociación de Periodistas Agrarios de España (APAE).

2017-01-18 (1)
Gran base científica de la SEAE

Leer más