“Maná” Una novela que no me perdería

Estimados lectores. Antes que nada pedir disculpas por el largo parón vacacional, pero aunque no lo creáis todavía se puede vivir teniendo poco acceso a internet, es más, y se puede ser feliz. Estos últimos meses, al margen de haciendo el vago, he estado liado con algún que otro proyecto del que os informaré a su debido tiempo.

Una de las cosas que he estado haciendo este verano es ponerme al día con los libros que durante el curso no me he podido leer, por lo que aprovecho para compartir con vosotros los que me han resultado más interesantes.

Pedro Uris y Daniel Ramón Vidal
Pedro Uris (izda.) y Daniel Ramón. Fuente: eldiario.es

Empiezo porManá, novela que navega entre la Ciencia Ficción o la novelas de acción y espías, escrita por Daniel Ramón y Pedro Uris. Es una injusticia que este libro haya sido publicado por una editorial pequeña, lo que penaliza a nivel de distribución y promoción, por que es una novela que tiene poco que envidiar a muchos best sellers americanos, con la diferencia de que la trama tiene una base científica sólida, a diferencia de lo que pasa en la mayoría de novelas.

La portada del libro Maná, de Pedro Uris y Daniel Ramón Vidal

En general soy un lector voraz de Ciencia-Ficción. Entre mis logros está haberme leído los 100 libros de la gloriosa colección que sacó Orbis hace ya varias décadas y casi todo lo de Aldiss, Vonnegut, Asimov, K. Dick y similares, sin menospreciar a los injustamente olvidados autores de habla hispana como Domingo Santos y su fantástica revista “Nueva Dimensión” que leí de muy joven. A la Ciencia-Ficción no se le puede pedir rigor científico, pero si que parta de unas premisas y las cumpla. Por ejemplo, en la novela Mundo Anillo de Larry Niven generó todo un debate científico sobre la estabilidad del mundo descrito, y en las continuaciones el autor trató de demostrar que con la ciencia que conocemos el mundo sería estable. Sin embargo en Star Wars, los rayos laser no deberían de verse en el vacío ni las explosiones oírse… pero quitaría espectáculo.

El problema es cuando las licencias que se toma el autor hacen aguas por todas partes. Si la novela se sitúa en el futuro no hay problema en describir una hipertecnificación, aunque echando la vista atrás, nunca aciertan. Ninguna novela de ciencia ficción del siglo XIX o de principios del XX acertó con los móviles, internet, las tablets o la biotecnología. Si el autor opta por situar la historia en una realidad alternativa puedes asumir cambios en las leyes físicas… incluso magia (de hecho, todo el género de espada y brujería viene a ser una ciencia ficción en taparrabos y sin leyes de la termodinámica). Sin embargo si la trama se sitúa en la actualidad, en escenarios y ciudades conocidas, tienes que ser muy hábil como escritor para que el lector no llegue a un sitio en el que alguna parte de la trama le chirríe, la vea exagerada o fuera de lugar y se le pasen las ganas de seguir leyendo. Por poner un ejemplo reciente. A mi el trailer de Lucy cuando dice eso de “Dicen que utilizamos el 10% del cerebro” hace que se me quiten las ganas de ir al cine porque me da el mensaje que el guionista no se ha molestado en documentarse y asume una leyenda urbana. Pues este es el tipo de cosas que no suceden cuando lees “Maná.

BpSvar6CcAAMA09
No puedo quejarme de la dedicatoria.

La novela teje una trama de acción en la que intervienen entre otros científicos, políticos, empresas de biotecnología, okupas y movimientos alternativos, ecologistas y policías alrededor del descubrimiento de una planta transgénica que podría cambiar el futuro de la humanidad. Es una novela muy entretenida, pero los detalles técnicos son correctos, como era de esperar si uno de los autores es Daniel Ramón, que fue premio nacional de investigación en la categoría de Biotecnología y muchos científicos que aparecen en la trama o son mencionados son bastante reconocibles. La acción es casi cinematográfica, lo cual no es de extrañar puesto que el otro coautor, Pedro Uris, es guionista y director de cine, de hecho creo que la trama daría para una excelente película. Una de las cosas que me ha gustado es que en dos momentos puntuales se permite el lujo de incluir dos guiños al realismo mágico, sin que creen ninguna disonancia en el desarrollo de la historia. Para entendernos, “Maná” es tan entretenida como leer el “Código da Vinci”, pero sin tener que inventarse burradas. Los personajes son tan reales que te puedes identificar con ellos y la trama es muy fácil de seguir. No hace falta saber biotecnología o “ser de ciencias” para disfrutar la novela, ya que como todo buen guion, la historia y los personajes son los que mandan, y los conceptos que se utilizan están al servicio de la trama y no al revés, por lo que cuando se hace necesario explicar algo se introduce en la historia con sencillez, y a diferencia de la mayoría de best sellers, con rigor. Lo dicho, una novela entretenida, con una trama que engancha y además, con base científica.


4 Comentarios

Participa Suscríbete

AntonioAntonio

Gracias por la reseña. Por los comentarios que había leído en otros blogs me dió la impresión de que era una novela antitransgénicos, por lo que quedó descartada para mí como posible lectura. Ahora probablemente le daré una oportunidad.

JUAN CARLOS ALMAZANJUAN CARLOS ALMAZAN

Acabo de terminar tu libro: “comer sin miedo”…interesante!! hay que ver que ignorantes y manipulables somos!

Al final del libro mencionas tu blog para comentar posibles erratas: seguramente te la habrán comentado otras muchas veces, pero por si acaso te comento que en la página 253 de tu libro dices:
En 1980 había 153 millones de diabéticos en Estados Unidos y hoy son 347 millones…”

Miro en Wikipedia, y a 18 de Agosto del año en curso, se estima en algo más de 318 millones y medio de habitantes en Estados Unidos…quizá falta alguna coma en las cifras?

Enhorabuena y recibe un saludo desde el País Vasco.

Luis AnastasíaLuis Anastasía

Estimado JM:
excelente la reseña del libro. Me ha provocado muchas ganas de leerlo. Sin duda esa dedicatoria tiene más valor que un premio.
Tu comentario sobre los libros de CF me trajeron agradables recuerdos por el estímulo intelectual. Me vino inmediatamente a la superficie de la memoria las series de Asimov, especialmente Fundación e Imperio. Recuerdo haber leído que un congreso de sicólogos había invitado a Asimov para que expusiera su teoría sobre la sico historia. Me parece que la respuesta fue una gran carcajada. Asimov escribía historias de CF que más bien prevalecía lo sicológico más que la tecnología. Hasta cuando narraba sobre robots predomina más el intelecto y el espíritu que la materia. Fascinante. Más fascinante aún me resultó Mundo Anillo que leí hace unos 30 años, pero ahora la voy a buscar para releerla.

Discrepo contigo en lo Código Da Vinci. Me pareció aburrida. Claro que igual debo destacar la habilidad del autor de mezclar cosas conocidas desde antiguo y darle cierto suspenso.

En CF te recomiendo la novela póstuma de Michael Crichton: Micro. La trama es sobre la reducción de personas a un tamaño mínimo (tema que ya había sido tratado) llevada de forma excelente aunque se aprecian algunos errores de magnitudes físicas. Crichton tenía una sólida formación en ciencias. Otra novela que me pareció fascinante es Rescate en el Tiempo, otra novela de CF que plantea una paradoja temporal impecable con mucha enjundia para reconstruir la edad media en su aspecto social y económico por su formación de antropología social. Otro libro recomendable es Estado de Miedo, lo malo es que como combina el estilo de novela con el de ensayo periodístico pierde el estilo normal en él, incluso tiene muchas referencias a fuentes de datos. El tema central es desmitificar el mito del calentamiento global por efecto antropogénico.

Te comento que en los últimos tiempos estoy leyendo a otro autor español extraordinario: Santiago Posteguillo, autor del género de novela histórica. Es absolutamente brillante. El problema es que resulta adictivo. Una vez que leí el primer libro no he podido parar. Leí la saga de los Escipión y la lucha de Roma contra Cartago y ahora estoy con el segundo libro de la saga de Trajano. Cada libro es suculento y abundante. Suculento por el contenido que es impresionante en el nivel de detalle, abundante porque cada libro no tiene menos de 1000 páginas, que son los que me gustan porque entonces no se termina rápido.
Con el agradecimiento de haberme traído tantos recuerdos de hace décadas, te saluda cordialmente
Luis

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>