Hace unos días leímos en los diarios que Canadá ha aprobado la producción industrial de huevos del salmón transgénico Aquabounty. Este salmón incluye un gen del salmón real y un promotor que se activa en condiciones de frío por lo que continua creciendo a pesar de la temperatura. Esto permite que crezca en la mitad de tiempo que el salmón normal. Para el medio ambiente es una buena noticia puesto que uno de las críticas a las piscifactorías es que no alivian la presión sobre la pesca ya que para alimentar a los salmones se utilizan harinas de pescado. La ventaja de este crecimiento rápido es que se necesita menos pienso para alcanzar el tamaño óptimo, por lo tanto la huella ecológica será mucho menor.

El pescado huele mal, pero esto ya es exagerar

Por supuesto un proyecto como éste suscita dudas. ¿Pueden escaparse estos salmones? ¿Pueden desplazar a las poblaciones nativas? ¿Podría suceder que en un futuro todos los salmones fueran transgénicos? La preocupación por supuesto es legítima y todo esto se ha tenido en cuenta antes de conceder la autorización. Para empezar el crecimiento rápido no supone ninguna ventaja para el crecimiento en la vida salvaje, puesto que llegan antes al tamaño máximo, pero no son mayores que los salmones salvajes. Por otra parte son salmones criados con pienso, con lo que no han desarrollado el instinto de cazar. Si alguno se escapa lo normal es que se muera de hambre, y por último (y creo que es el argumento definitivo) los salmones se esterilizan antes de criarse en los tanques y solo se utilizan hembras, por lo que aunque se escapen y sobrevivan, no pueden reproducirse. Por lo tanto este nuevo desarrollo será bueno para el medio ambiente y además permitirá abaratar el precio de un pescado caro como es el salmón.

Leer más

En septiembre del 2012 salió publicado un artículo en el que se veía a unas ratas que habían desarrollado tumores por culpa de haber comido maíz transgénico. Aunque algunos medios de comunicación dieron la información como la prueba definitiva de la maldad de los transgénicos, la realidad es que el artículo fue recibido con escepticismo, incluso entre muchos medios generalistas. Todo lo que rodea a este artículo ha sido raro, muy raro. Para empezar el artículo se presentó en rueda de prensa, pero con embargo informativo sobre los datos originales, de forma que a los periodistas les llegó la información que el maíz transgénico es cancerígeno pero no pudieron pedir una segunda opinión. Cuando llegó el artículo no despejo dudas, sino que creó más.

Una variedad que lleva 15 años en el mercado sin ningún problema ahora resultaba que era cancerígena sin que nadie se hubiera enterado, el método experimental vulneraba las normativas éticas de manejo de animales de laboratorio para conseguir fotos impactantes y los datos estadísticos tenían fallos pueriles. Además la publicación del artículo se hizo coincidir con un libro del primer autor Gilles-Eric Seralini, en el que hablaba de la maldad de los trasngénicos. Otra cosa que invitaba a la sospecha es que el editor del artículo era José Luis Domingo, científico que siempre ha mostrado una postura abiertamente crítica con los transgénicos. De hecho ya publiqué en Naukas mis reticencias después de leer el artículo, reticencias compartidas por la mayoría de la comunidad científica.

La bata creo que es solo para las fotos

Leer más

A mí personalmente no me molesta que haya gente que consuma ecológico. No voy por ahí metiéndome en la nevera de los demás, quizás por eso me molesta cuando se meten en la mía organizaciones como la Sociedad Española de Agricultura Ecológica que firman manifiestos y acuden a manifestaciones en las que piden la prohibición de los transgénicos. Ya que estamos en un país más o menos democrático y que gozamos de ciertas libertades individuales, dejemos que cada uno coma lo que prefiera. El problema es cuando la elección de unos pocos la tenemos que pagar entre todos, sobre todo cuando esta inversión pública no tiene un retorno o un beneficio general.

File:Contra los transgénicos - Madrid - 20080830.jpg
Agroecólogos metiéndose en mi nevera

Leer más

Os paso la conferencia que di el pasado mes de Enero en el simposio “Alimentación ConCiencia” que se celebró dentro de la feria Madrid Fusión. El título de la charla es “Mamá ¡me he comido un transgénico!”. Dado que estaba rodeado de toda la cocina más fashion y puntera hice un experimento que fue dar la charla deconstruida. Pues eso, que espero que os guste.

Leyendo la revista QUO por internet me encuentro con esta pregunta: ¿qué es exactamente la comida ecológica? Me parece una pregunta adecuada puesto que hay mucha desinformación sobre el tema. El problema es que la respuesta contribuye más a fomentar esta desinformación que a aclarar los conceptos. A ver. Responden los responsables de una tienda de productos ecológicos.

Le trasladamos la pregunta a una tienda de comida ecológica que declara que sus “productos ecológicos son saludables, de gran calidad y consumirlos es un acto de responsabilidad para con el planeta” para saber cuáles son sus criterios de selección.

Mal empezamos, puesto que no dice lo fundamental. Un alimento ecológico es aquel que se ajusta al reglamento europeo de producción ecológica, que una agencia certificadora (pública o privada) lo ha evaluado y le ha dado el sello. Nada más. En ninguna parte del reglamento se regulan los beneficios para la salud o la calidad o la responsabilidad con el planeta, puesto que el criterio que rige el reglamento es que todo lo que se ponga en el cultivo sea natural.

Leer más

El domingo pasado leímos en los diarios como las activistas de Femen se habían manifestado de la forma habitual contra una marcha anti abortista. Nunca he sido muy partidario de Femen porque me da la impresión que el medio enturbia el mensaje. Esté o no de acuerdo con sus reivindicaciones, lo de las chicas en top less no me parece nada nuevo ni rompedor, al contrario, me parece una táctica comercial que de tan vista ya aburre, sobre todo cuando da la casualidad que la mayoría de las activistas son jóvenes y guapas. De hecho parece ser que avanzan en este aspecto y me sorprendió gratamente ver a una activista de Femen que utiliza una talla de pantalón similar a la mía en la última protesta.

Un agente de la Policía N.acional intenta evitar que las activistas...

Pero no he escrito este post para hablar de Femen, sino de los grupos antiaborto, o pro vida. Me sorprende que detrás de las marchas y grupos que reivindican que se prohíba el aborto estén la iglesia católica y muchas iglesias protestantes. ¿Estos señores conocen su doctrina? ¿se han leído la Biblia? Curiosamente una lectura de la Biblia nos muestra como el Dios cristiano nunca ha sido demasiado respetuoso con la vida humana, ni siquiera la de los fetos ni la de los recién nacidos.

Primera contradicción: La iglesia católica lleva su respeto a la vida hasta antes de la concepción. El uso de preservativos o de métodos anticonceptivos que supongan un impedimento en que el esperma cumpla la sagrada función de fecundar al óvulo se prohíbe. Lo mismo con la masturbación o pecado de Onán, al que Dios castigó por no querer fecundar a su cuñada haciéndole pagar con su vida ¿y el respeto de Dios a la vida? Si que se autoriza el método Ogino y derivados (también conocido como “La Ruleta Vaticana” por su gran riesgo de fecundación) en el cual no hay ningún dispositivo ni barrera, más allá de los ciclos femeninos.

Pero ¿atentamos contra la vida utilizando preservativos? ¿Está vivo el esperma? De momento ya tenemos que antes de la fecundación la Iglesia, especialmente la católica, mete baza. Pero ¿qué pasa luego?Leer más

Hola lectores:

Dado que me he despedido del antiguo blog me parece una descortesía no presentarme al nuevo vecindario de la misma forma que cuando uno se muda pasa a saludar a sus vecinos, aunque según en que barrios no sea una buena idea. No parece ser este el caso. Durante los últimos tres años he estado escribiendo en Los productos Naturales ¡vaya timo! un blog que nació muy ligado a un libro que escribí para la editorial Laetoli. Creo que ha llegado el momento de cambiar, considerando que tengo otros proyectos editoriales en perspectiva y que me motiva un proyecto como la red de blogs de Naukas de la que me he sentido parte desde que se mencionó el proyecto por primera vez en la lista de correo.

¿Por qué tomates? y ¿Por qué con genes? El título surgió durante una conversación por DM con Pelaez (alias aldea irreductible) y me vino a la cabeza espontáneamente (me pasa con los títulos). Al principio no acababa de verlo, incluso estuve contemplando “De surco a surco”, nombre sugerido por mi amigo Alejandro Ferrando, haciendo referencia a los dos surcos de la hebra de ADN. De hecho hasta llegó a enviarme una propuesta de logo, pero al final me decidí por mis tomates. Otra idea fue llamarlo como el próximo libro (que sale en Enero). Hubiera funcionado al principio, pero mi antiguo blog ya estaba muy vinculado a un libro y en esta nueva etapa quiero separar la actividad editorial de la actividad bloguera, más que nada para no tener que ir cambiando el título cada vez que sale un libro nuevo, ni tener que ir dando explicaciones que el libro no es una recopilación de posts ni nada por el estilo. Ya pasé por esto en la anterior etapa y sé que puede generar confusión.

Además los tomates son un tema muy recurrente en mis posts de Naukas (más incluso que en el antiguo blog). Aquí he escrito sobre como etiquetar a un tomate, en busca del tomate perdido y algunos tomates buenos. Es la hortaliza más consumida a nivel mundial y algo muy cotidiano. Seria difícil encontrar a alguien en el planeta tierra que no supiera lo que es un tomate, aunque en algunas partes del globo este alimento es un lujo. También hay que tener en cuenta que yo trabajo en biotecnología vegetal y uno de los proyectos que tengo en el laboratorio tiene que ver con tomates, por lo tanto para mi también es un tema cercano.

¿Por qué con genes? Muy fácil, ¿alguna vez habeis visto un tomate sin genes? Bueno, pues esto parece una tontería, pero en una encuesta de la fundación BBVA salió a relucir el dato que el 64,6% de españoles encuestados piensa que los tomates que come no tienen genes, que solo los tomates transgénicos tienen genes. ¿Cómo renunciar a un nombre que parece obvio, pero que para un 64,5% de los potenciales lectores puede ser una provocación por pensar que estoy hablando de tomates transgénicos? Bueno, pues para hablar de tomates transgénicos, de los ecológicos, del ketchup y de lo que haga falta, me he mudado a este vecindario con esta ilustre compañía.

Estad atentos que esto no ha hecho más que empezar.

¿Tomates transgénicos? No, spam de Greenpeace.

Hace unas semanas denuncié en un post en mi antiguo blog que Greenpeace España vendía semillas de guisante, variedad Rondo, cuyo mantenedor en España es Monsanto. No acabo de entender como puede ser que una ONG que apoya el intercambio de semillas y está en contra de las multinacionales (que no sean ella misma), para sacarse un dinerillo recurra a vender unas semillas que se anuncian como más productivas, pero que están registradas. Nada impide que sean consecuentes con lo que predican y en vez de venderlas que las intercambien o que se dediquen a distribuir semillas libres de registro, algo que reivindican en su surrealista comunicado, pero que siguen sin hacer. Quizás el hecho de que las semillas libres tengan escaso éxito comercial es lo que les tira hacia atrás, que la pela es la pela. Por cierto, he tenido la paciencia de mirar en el registro europeo de variedades todas las que Greenpeace vende y todas están registradas, aunque todo sea dicho, solo los guisantes son de Monsanto, el resto pertenece a otras empresas. Insisto en que pueden vender (o intercambiar) semillas libres, pero por algún motivo han decidido no hacerlo.

plana greenpeace
Greenpeace, intercambiando semillas por euros.

Este post tuvo bastante repercusión, llegando a ser reproducido por algún medio de comunicación. Lo más gracioso es la ceremonia de la confusión que se ha organizado entre los propios simpatizantes de la organización. Estoy seguro que mucha gente que ha visto que las semillas son de Monsanto piensa que Greenpeace vende guisantes transgénicos, o que no son ecológicas y por tanto es una estafa o algo por el estilo. La realidad es que no, no hay nada ilegal en lo que hace semillas Batlle por medio de Greenpeace. Las semillas ecológicas también están registradas y generan royalties y el propietario puede ser Monsanto. Lo que ha pasado es que la desinformación que ha sembrado Greenpeace en el tema de la biotecnología vegetal se ha vuelto en contra de ella.

Durante mucho tiempo muchas organizaciones ecologistas nos han vendido un discurso según el cual TRANSGENICOS=PATENTES=MONSANTO. Este discurso tiene la ventaja que es más fácil de vender. Es una historia simplista de buenos y malos en la que no hay matices. El problema es que el discurso no es real y la ecuación es falsa. Monsanto es una empresa que vende semillas y fitosanitarios, entre otras cosas y que tiene un gran volumen de negocio en España. Pero en Europa solo se puede vender una semilla transgénica, el MON810, por lo que la parte del león del negocio son los fitosanitarios y las semillas convencionales y una parte son también las semillas ecológicas. Pensar que todos los transgénicos son de Monsanto es también falso. En Europa hay tres variedades autorizadas, una es de Monsanto, una de Syngenta y la otra de BASF; aunque es cierto que la única que ha triunfado a nivel comercial es la de Monsanto. Sin embargo en el mundo muchas otras empresas comercializan transgénicos… pero, ¿solo las grandes empresas? Hay transgénicos que se hacen en base a modelos públicos que están libres de patentes o que se ceden los derechos a los agricultores, como el arroz dorado, la berenjena tolerante a herbicidas de Bangladesh o la judía tolerante a virus de la empresa pública brasileña EMBRAPA, así que ya tenemos otra falsedad: no todos los transgénicos están patentados. Y por último las patentes en agricultura no afectan solo a los transgénicos, solo hay que ver el problema que tienen ahora los naranjeros valencianos con la variedad Nardorcott, propiedad del gobierno de Marruecos y por la que está pidiendo unos royalties abusivos. De la misma forma cuando cualquier organización ecologista pide que se declare un pueblo libre de transgénicos, no se molestan en explicar que los ayuntamientos no tienen ninguna competencia en este tema y que si fueran consecuentes deberían cerrar farmacias y hospitales donde se dispensas fármacos transgénicos. Claro, esto podría quitarle fuerza al mensaje y conviene no decirlo.

Glifosato ¿ecológico?
Glifosato ¿ecológico?

A esta hermosa paradoja se ha llegado por la dejadez de Greenpeace, que no se ha molestado en revisar quien es el propietario del registro de las semillas que venden. Una vez que aparece la palabra Monsanto, toda la desinformación que han sembrado se ha vuelto en contra de ellos. Es el problema de difundir información falsa. También convendría incidir que el hecho de que sean semillas ecológicas solo implica que para la obtención se han utilizado prácticas ecológicas y no se han utilizado determinados fitosanitarios o plaguicidas. Oficialmente para cultivar ecológico tienes que utilizar semillas ecológicas, semillas que venden con ese sello las empresas de semillas, como en este caso Batlle. Es decir, eso tan bonito de que en agricultura ecológica se intercambian semillas, que cada agricultor se hace su semilla para no depender de las multinacionales y que Greenpeace apoya, parece que no se lo creen ni ellos. La prueba es que la misma Greenpeace vende semillas ecológicas (bueno, las intercambia, pero por dinero, que está hecho con algodón transgénico, otra paradoja). Y todo sea dicho, cuando compras alguna verdura ecológica nada te garantiza que la semilla utilizada haya sido ecológica. El reglamento indica que la semilla tiene que ser ecológica… si hay disponible. Todos los años se publica un listado de semillas no ecológicas que se pueden utilizar en cultivo ecológico alegando alguna de las excepciones que contempla el reglamento.Hablamos de documentos de más de 100 páginas, por lo que es puro azar que tus tomates ecológicos se hayan hecho con semillas ecológicas. Ya puestos a ser escrupulosamente ecológicos, no entiendo como Greenpeace tampoco se ha dado cuenta que todas las semillas que vende Greenpeace son de la empresa Batlle. Es curioso que Greenpeace confíe en esta empresa que entre otros fitosanitarios vende Glifosato ¿no habíamos quedado que es tan malo y es el que utilizaba Monsanto para obligar a los campesinos a sembrar transgénicos? ¿Cómo puede ser que ahora Greenpeace confíe en una empresa que lo vende? ¿Raro no?

Y respecto la semilla de la desinformación, ya sabemos que Greenpeace no es una organización cuyos comunicados sean fiables, no solo en el tema de la biotecnología, donde lo sorprendente es que hagan una afirmación que sea cierta, sino en general. La última mentira ha sido afirmar que proyectaron sobre la Alhambra de Granada, cuando todo parece indicarque realmente fue un montaje de Photoshop. Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. Esto ni siquiera es nuevo, en el 2008 hicieron la misma engañifa diciendo que habían proyectado imágenes sobre la central térmica de As Pontes cuando es difícilmente creíble que a 900 metros se pueden proyectar imágenes con tal nitidez.

Greenpeace en la Alhambra, las imágenes de la polémica
Fotos chungas en la web de Greenpeace. fuente: El Ideal de Granada.