Plantas vs cambio climático

Artículo realizado por Sherezade Ortíz-Villajos, como parte de la evaluación de la asignatura de comunicación científica, perteneciente al máster de biotecnología molecular y celular de plantas.

En los últimos años es bastante común ver en los telediarios noticias que indican que estamos atravesando el peor periodo de sequía en 20 años, o que la temperatura de la época del año de correspondiente es la más alta desde que se tienen registros. Además, también estamos acostumbrados a ver a agricultores, miembros de cooperativas agrarias, o dueños de campos particulares, quejarse porque debido a las condiciones climáticas su cosecha, ese año, se había visto perjudicada y, en consecuencia, las pérdidas iban a ser astronómicas.

Por otra parte, esto puede ser la consecuencia del calentamiento global que está acelerando el cambio climático. Es cierto que este cambio ocurre de forma natural y que el planeta ha atravesado varios de ellos, pero el problema radica en que el uso indiscriminado de combustibles fósiles, la industrialización masiva y actividades antrópicas en general, está generando tal cantidad de gases de efecto invernadero que están acelerando un proceso que debería durar siglos. Todo esto está generando problemas en la biodiversidad, puesto que los distintos organismos de los diferentes ecosistemas están viendo afectados sus ciclos biológicos, y el efecto mariposa de esto acarrea consecuencias a todos.

En el caso de las plantas, hay que tener en cuenta que son organismos sésiles, es decir, no pueden cambiar de localización o ir en busca de mejores condiciones para su desarrollo. Por desgracia, esto no es el universo de “El Señor de los Anillos” y nuestros árboles no son Ents que pueden andar e ir a la lucha contra el cambio climático. ¡Ojalá!

Entonces resulta evidente que las plantas sufren muchos estreses, tanto provenientes de seres vivos como de las condiciones climáticas, y por esto han desarrollado unos mecanismos de defensa que van coordinados en gran medida por las proteínas DELLA, de tal forma que su ciclo celular, entre otras cosas, se ven afectados. Debido a esto, las plantas que sufren estreses como la sequía o las altas temperaturas, tienden a frenar su desarrollo y, por supuesto, su producción. Pero, ¿y si se pudiese evitar esto?

Esta disminución en la producción es un asunto importante, puesto que despierta un interés agronómico, y ningún agricultor quiere que su producción disminuya y, por culpa de eso, sus ingresos. Es por esto que se ha decidido estudiar y caracterizar diferentes líneas de plantas con la ruta de señalización de las DELLA alterada. ¿Cómo? Pues centrándonos en la elongación del tallo.

Las líneas que tienen cierta recuperación de tallo, y las enanas presentan más resistencia a condiciones ambientales adversas que las plantas silvestres o con fenotipo similar. Así pues, el estudio se centra en cuatro líneas Arabidopsis thaliana: un control con fenotipo enano, otro control con fenotipo similar a la planta silvestre, una línea doble mutante con un fenotipo mediano (recupera elongación) y, finalmente, la silvestre.

Con todo esto, se pretende ver si al alterar la respuesta de la planta al estrés, consiguiendo que siga creciendo, la capacidad de producir de la planta se ve afectada o no.

Para esto las diferentes líneas se han sometido a estreses, para ver su capacidad de resistencia y producción. También se estudiará, en un futuro próximo, la elongación del tallo a nivel celular, puesto que la planta al recuperar elongación en el tallo tendrá más células en el tallo, o sus células serán más grandes. Es decir, es como cuando tienes una casa pequeña y quieres hacerte un bonito dúplex, para lo que utilizarás más ladrillos para conseguir la segunda planta, o cogerás ladrillos más grandes para el mismo fin.

En definitiva, este proyecto puede ayudar a hacer plantas capaces de resistir las nuevas condiciones sin verse muy afectada su producción, lo que supondría una ventaja para cultivos que se suelen ver afectados por las variaciones climáticas, como los frutales.

Alumna: Sherezade Ortiz-Villajos Cano


2 Comentarios

Participa Suscríbete

Antonio (AKA "Un físico")Antonio (AKA "Un físico")

A ver si lo entiendo: la sequía y las altas temperaturas hacen que la producción de las plantas se reduzca; pero, alterando las proteínas DELLA, la ingeniería biotecnológica lograría mantener (¿tal vez aumentar?) esa producción.
Si el párrafo anterior es el mensaje que se quiere hacer llegar al lector, ¿por qué hacer como la Milá y andarse por los cerros de Úbeda; en lugar de explicar las claves científicas que respalden el argumentario?.
Al igual que la Milá hablaba de su dieta milagrosa, basándose en chorradas de un libro; esta entrada motiva su caso en el “cambio climático”. Pero, a ver, un mayor CO2 en la atmósfera, no beneficiaría la producción vegetal (hay estudios que ligan el aumento del CO2 con una mayor masa de la flora observada mediante satélites). Por otro lado, la sequía es un evento meteorológico, que nada tiene que ver con el cambio climático.
Mal artículo (pero no pésimo) un 4/10. Que los compañeros aprendan de este error. El divulgador científico ha de habar de las cosas que sabe, no del marujerío popularizado por el IPCC o las chorradas de autoayuda que divulgan la Milá o Cárdenas.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>