¿Saben lo que venden?

Leyendo la revista QUO por internet me encuentro con esta pregunta: ¿qué es exactamente la comida ecológica? Me parece una pregunta adecuada puesto que hay mucha desinformación sobre el tema. El problema es que la respuesta contribuye más a fomentar esta desinformación que a aclarar los conceptos. A ver. Responden los responsables de una tienda de productos ecológicos.

Le trasladamos la pregunta a una tienda de comida ecológica que declara que sus “productos ecológicos son saludables, de gran calidad y consumirlos es un acto de responsabilidad para con el planeta” para saber cuáles son sus criterios de selección.

 

Mal empezamos, puesto que no dice lo fundamental. Un alimento ecológico es aquel que se ajusta al reglamento europeo de producción ecológica, que una agencia certificadora (pública o privada) lo ha evaluado y le ha dado el sello. Nada más. En ninguna parte del reglamento se regulan los beneficios para la salud o la calidad o la responsabilidad con el planeta, puesto que el criterio que rige el reglamento es que todo lo que se ponga en el cultivo sea natural.

Para empezar, los responsables de La Magdalena de Proust son “defensores acérrimos del consumo local, porque es un consumo más responsable, sostenible con el planeta”. La razón es que así se evitan cultivos que no sean autóctonos y que, por lo tanto, no exijan técnicas (como el invernadero) y elementos químicos que ellos consideran de impacto para el equilibrio medioambiental.

Bueno, pues esto es la opinión de la gente de esta tienda, pero no de la producción ecológica, en la que no hay ningún tipo de limitación respecto al origen de los cultivos, ni al uso de invernaderos. De hecho los principales consumidores de producción ecológica son los del norte de Europa ¿de donde conseguirían la fruta  y la verdura? Respecto lo de los cultivos que no sean autóctonos, veo que los de esta tienda han leído  a Proust, pero poco de agricultura. ¿Los tomates o pimientos son autóctonos de España? ¿El arroz o las naranjas? ¿El trigo o el maíz? Me gustaría saber que venden… quizás azofaifos, pues tampoco, que son de origen asiático, dejémoslo con que no venden madalenas sino rovellones y otras setas silvestres. Problema, son autóctonas, pero no son cultivos.  Tendrían que ser autóctonas y cultivadas. Creo que poco van a vender. Por lo demás la agricultura ecológica permite el uso de elementos químicos (hasta de moléculas) siempre que se obtengan de la naturaleza. El problema es que si que tienen impacto ambiental, solo hay que ver el entorno de una mina de potasa, que está autorizada en producción ecológica. Por no hablar del uso abusivo del plástico, sobre el que no hay ninguna regulación. Por cierto, que este plástico que se utiliza sobretodo en producción ecológica a veces tiene consecuencias nefastas.

 

También se trata de no importar productos de zonas lejanas para no realizar emisiones de CO2 en el transporte y refrigeración de los alimentos. Eso, de paso, refuerza el cultivo y el comercio regionales. Y también se aboga por otros métodos de ganadería menos intensiva y más “respetuosa” con los animales.

Bueno, muy bien, pero la comida ecológica no es esto, puesto que no hay ningún tipo de regulación sobre este aspecto. Es más, esto se puede hacer sin que sea comida ecológica y sale más a cuenta. De hecho se han hecho iniciativas interesantes en este aspecto, que no implican producción ecológica necesariamente.

 

Y ya para acabar, de traca

En su página web se pueden leer algunos criterios más, muy claros:

  • Rescatamos la importancia fundamental de dónde y en qué condiciones se han producido los alimentos que consumimos.

    Me parece muy bien, pero convendría decir que les han preguntado “¿Qué es la comida ecológica?” y la respuesta sería que lo único determinante es que se ajuste al reglamento.

  • Rechazamos la generalización de los sistemas de explotación agrícola extensivos controlados.

    Bueno, pero mucha de la producción ecológica se produce de esta manera, solo hay que ver los invernaderos de Almería, donde se produce la mayoría de la comida ecológica que se consume en Alemania.

  • Rechazamos el empobrecimiento de las materias primas al abrigo de la productividad salvaje.

    Esto no lo he entendido, pero lo de la productividad, salvaje o domesticada, es lo que permite que haya alimentos para todos. Si la reducimos, se perjudican los más pobres.

  • Defendemos la producción y el consumo de los recursos energéticos renovables y abogamos por su conservación.

    El reglamento tampoco dice nada de energías renovables. Muy bonito, pero esto no es la comida ecológica.

  • Pujamos por la recuperación de una ganadería donde los animales sean tratados y alimentados con comida orgánica, sin que se les hormone ni adultere.

Ejem, ejem. Conviene decir que el reglamento de producción ecológica dice que la carne ecológica tiene que comer pienso ecológico… si hay disponible. El reglamente autoriza una serie de excepciones, entre las que se encuentra que el ganado ecológico no coma pienso ecológico. El problema es que luego se da el mismo sello, por lo que el consumidor no sabe si lo que come el animal era ecológico o no.

 

Por lo tanto si la entrada en el blog ha pretendido aclarar una cuestión, yo diría que más bien ha liado a los lectores



30 Comentarios

  1. Muy interesante esta entrada. Estaría genial una más completa con una comparativa de impacto ambiental y efectos sobre la salud entre la agricultura “ecológica” y la “normal”.

    Creo que con este tipo de normativas se crea un problema de desinformación, debido al abuso del lenguaje en que se cae y a los criterios a veces arbitrarios que se utilizan en la clasificación. Porque una cosa será la agricultura ecológica, entendiendo esto como aquélla con menor impacto negativo sobre el medio ambiente, y otra cosa será la agricultura que lleva la etiqueta de ecológica. No tienen por qué coincidir.

    Por cierto, “sobre todo” se escribe separado, salvo que uno esté hablando de un abrigo.

  2. Desde luego el artículo de la revista Quo deja mucho que desear. Lo lógico y normal hubiera sido explicar y aclarar los argumentos que exponen los propietarios de la tienda ecológica, tal y como se hace aquí.

    Saludos

  3. ¡Hola!
    Me ha parecido muy interesante el artículo, solo me ha quedado una duda. Cuando dices:
    “el criterio que rige el reglamento es que todo lo que se ponga en el cultivo sea natural.”
    “la agricultura ecológica permite el uso de elementos químicos (hasta de moléculas) siempre que se obtengan de la naturaleza.”
    ¿Puedes ser más concreto en esto? Quiero decir, de una forma u otra todo se obtiene de la naturaleza. ¿Quieres decir que se permite siempre que no haya un proceso químico de por medio? Porque hasta disolver azúcar en agua es un proceso químico.

    Bueno, lo mismo estoy un poco confundido con todo esto. ¿Qué se entiende exactamente por natural? A ver si puedes aclarármelo un poco más.

    ¡Muchas gracias!

  4. Lo que no entiendo todavia muy bien que entienden por “local” ¿Que es local? ¿Lo que anda un burro en un dia o el territorio determinado por unos humanos? ¿Y cual es el limite del territorio? ¿provincia, comunidad, nación?

    Y si lo relacionan con terminos como “consumo local, porque es un consumo más responsable, sostenible con el planeta” ó “También se trata de no importar productos de zonas lejanas para no realizar emisiones de CO2 en el transporte y refrigeración de los alimentos.” la confusión aumenta. Que se vuelve más turbia aún cuando se envuelven en la bandera “un pilar indispensable para la economía regional y nacional. Por este motivo procuramos que la mayor parte de los productos que te ofrecemos sean españoles. ”

    Si estamos con la salud del planeta, con la reducción de CO2 ¿que pinta ahi la “nacionalidad” del pepino por ejemplo? ¿No se puede importar desde el norte-centro de Portugal o desde el suroeste de Francia por estar “lejanos” o no ser “nacionales” a pesar de que la distancia hasta Madrid en Km por carretera es MENOR que desde otras regiones españolas y tanto menos CO2 para el saludable planeta? ¿Al final va a resultar que CO2 dependerá de la banderita que lleve el cogollo?

  5. Hola;

    Lo siento, pero me parece que, sin dejar de acertar en unas cuantas cosas, llevas demasiado lejos el argumento de partida, que “alimento ecológico” es un concepto únicamente definido por el reglamento europeo. Es como si me vienes a decir que una pareja no es otra cosa que lo que el reglamento correspondiente recoja como matrimonio.

    Obviamente, el concepto es demasiado abstracto y hay unos cuantos que están haciendo el agosto con esto, pero el concepto de alimentación “ecológica” o “sostenible” o “de bajo impacto” o llámalo como quieras… yo diría que va mucho más allá de la normativa europea vigente. Los de la tienda te podrían haber dicho “aquí vendemos lo que nos sale del ecológico nabo y le ponemos la etiqueta que nos da la gana, porque no hay ninguna regulación europea sobre los nombres de las tiendas”, pero en realidad lo que dan a entender es que, en la medida de lo posible, y en medio de contradicciones bastante fuertes, venden productos que se preocupan de la estela que han dejado detrás. Que un europeo me diga que está comiendo mangos ecológicos producidos a 10.000 kilómetros me da la risa, por mucho que diga la normativa europea. Es como los “biocombustibles” producidos a base de aceite de palma malayo, un mal chiste y una práctica peligrosa. No hay, aún, normativa ni diccionario que regulen este movimiento de preocupación por lo que comemos y de dónde viene. Lo que es seguro es que las prácticas actuales para proveer de alimentos están causando un impacto tremendo en el planeta. Igual es que hay que actualizar la normativa y hacer que se parezca un poco más a lo que esta gente tiene en su p´´agina web?

    Es mi humilde opinión. Que se puede hacer mejor y hay mucho oscurantismo, seguro. Que hay que hacer algo con la alimentación y la producción de alimentos, yo diría que también seguro. O igual es que todo está super bien como está, y el resto son modas pasajeras de hippies trasnochados que no saben qué hacer.

    saludos!

    CxL

    1. Es muy fácil:

      Abre una tienda y vende lo que hayas cultivado según lo que tu consideras que es la agricultura ecológica, anunciándolo como agricultura ecológica, pero sin pasar la certificación oficial y obtener el sello… a ver que pasa.

  6. Los productos ecológicos no son saludables al 100%, ni con el que los consume ni con el entorno, pero si que son mas saludables que los productos convencionales, de eso no hay duda. Saludables no significa que tengan mas vitaminas, sino que llevan menor cantidad de aditivos.

    La producción ecológica a gran escala está motivada por fines económicos. Basicamente el agricultor que antes producía de forma convencional, ahora lo hace ecológico porque hay mercado.

    Te invito a informarte sobre la C.S.P. (Certificación Social Participativa). Te comento que esto es un sello ecológico en plena evolución. En el País Vasco y creo que en Cataluña, estas iniciativas tienen aval público.

    1. A ver: Yo si que tengo dudas de que sean más saludables que los convencionales. Siendo generoso diría que son iguales (si no consideras el tema de seguridad alimentaria). ¿hay mucha gente enferma por los aditivos alimentarios?

      Pues mira, aquí te dejo dos entradas de mi antiguo blog en este aspecto:

      http://www.losproductosnaturales.com/2013/11/sin-transgenicos-con-e-coli.html

      http://www.losproductosnaturales.com/2013/03/residuos-de-pesticidas-y-marketing-del.html

      Por lo demás esto de la CSP es un brindis al sol que solo certifica el buen rollo. Prueba a venderlo como ecológico y verás que risa. Me da que los primeros que se quejarían serían los productores ecológicos y los de la SEAE, que se les acaba el chiringuito.

      1. Vaya, veo que para criticar que los productos ecológicos no son más saludables promocionas tu entrada del antiguo blog en la que tergiversas las informaciones sobre dos alertas alimentarias. Aún sigo esperando el informe o estudio que avale que son más peligrosos como sueles afirmar. Y eso que conoces el estudio de Standford (el que comentas en el otro enlace a tu antiguo blog) donde se afirma que no hay diferencia en la contaminación por E.coli en productos vegetales ecológicos, ni que tampoco hay diferencias en las infecciones de los productos cárnicos ¡¡y estamos hablando de un meta-análisis, la flor y nata de los estudios epidemilógicos!!

      2. Buenas

        No puede comparar solo el valor nutricional de dos alimentos uno ecológico y otro no ecológico.

        Hay mucho mas que nos comemos, como el maravilloso glifosato de Monsanto. Pero claro usted será de esos que piensan, que ese pesticida de una única aplicacion (sin importar las lluvias locales)y que mata hasta los topos, seguro que se va en un solo lavado.

        No sea tan reducionista, parece inteligente pero sus conclusiones son en casos de estudios no reales. Se agradece el espíritu critico con el sector ecológico, es necesario ya que debe mejorar en un montón de cosas , pero póngalo mas difícil.

        Un saludo.

    2. Carlos,
      en la provincia que vivo, la veterana técnica jefe de salud vegetal de la delegación de la consejería de agricultura me dijo que las sanciones más fuertes, y son muy fuertes, por el uso indebido o excesivo de productos químicos les caen a las granjas ecológicas.
      Y si se me permite un “a mí me funciona” de buena fe, os digo:
      hasta mis 27 años de edad, que me alimenté de muchos productos de huertos familiares, tiendas de la esquina, etc… no me libraba de unos 3 cólicos al año; desde que abrieron el primer súper en la ciudad, allá por 1967 (soy un viejales), NO HE VUELTO A TENER UN CÓLICO. ¿Significa algo? Pues no sé, pero, para mí, los productos convencionales al uso son más sanos, supongo que porque hoy se hacen más controles, trazabilidad, etc…
      Con mis más nutritivos saludos.

  7. Gran artículo, habría que mandarle una copia a la revista Quo para que hicieran una fe de erratas. Ya que como decía House: “El chico que apila los pomelos ecológicos en el herbolario no suele ser especialista en nutrición”.

    Solo una puntualización, lo del Km 0 es una idea interesante, pero limitada. Va bien en zonas como el mediterraneo o Andalucía donde tenemos climas que nos permiten cultivar casi cualquier tipo de verdura y fruta que se nos antoje. Pero cuanto nos vamos para el norte la cosa se complica. Por otro lado muchos agricultores tendrían que abandonar su producción, porque es imposible que mercados locales como el de Almería, consuman toda su producción. Ojo, no digo que sea mala idea lo del Km 0, salvo que seas ingles y quieras comer tomate en invierno.

  8. Por más estudios científicos que haya y que demuestren lo contrario, todos sabemos que los productos ecológicos son mejores, más adecuados, más sostenibles y todos eso.

    ¿Por qué?

    Pues porque sí, porque la ecología es mejor que lo industrial, el propio nombre lo dice. Quien no esté de acuerdo con esto es que es una persona informada a la que no le han convencido con argumentos tontos e inconsistentes. Pero es que estos argumentos son válidos para muchos, a pesar de ser falsos. Fin y saludos.

    1. Miguel Blanco, me impresionan tus argumentos:
      “Por más estudios científicos que haya y que demuestren lo contrario, todos sabemos que los productos ecológicos son mejores,..” Ole tus huevos! cuando dices, “todos” te refieres a ti y..?
      y más:
      “¿Por qué? Pues porque si, porque la ecología es mejor que lo industrial, el propio nombre lo dice” Ole, ole y ole!
      Pues nada, cambiémosle el nombre a todas las cosas chungas por algo bonito y todo arreglado.
      De verdad, háztelo mirar.

    2. Nada es porque si, todo tiene su lógica, y desde luego querer imponer una idea preconcebida a los demás simplemente porque el hecho de que ecológico suena bién, me parece pretencioso, Cuando uno defiende una creencia debe, al menos, informarse de si es feaciente lo que afirma, y a día de hoy desconozco ningún dato científico que demuestre que la comida ecológica es mejor para la salud humana y el medio ambiente.

    1. Cierto, ahora al volverlo a leer me he dado cuenta de la ironía en la frase: quién no este de acuerdo con esto es una persona INFORMADA… perdón Miguel. Juego de palabras

  9. a mi me gusta lo natural, desayuno setas venenosas, me baño en petróleo y tengo una crema facial de uranio. Voy al trabajo tirándome de un quinto piso.

    A mi me funciona!

Deja un comentario

Por J. M. Mulet
Publicado el ⌚ 20 noviembre, 2013
Categoría(s): ✓ General