Comiendo tomates transgénicos con el comidista

El pasado verano estuve con el comidista haciendo una cata de tomates mejorados por técnicas de biotecnología. La historia viene de lejos. Conozco a Mikel L. Iturriaga (el comidista) desde que me entrevistó a raíz de la publicación de “Comer sin miedo” y solo puedo decir que que es muy majo. Hará cosa de dos años me propuso (o le propuse yo, sinceramente, no me acuerdo como surgió) la posibilidad de grabar un vídeo que tuviera que ver con alimentos transgénicos. El tema es que para ser un vídeo necesitábamos algo muy visual. Yo trabajo en tranpsorte de potasio, relacionado con tolerancia a frío o a sequía y además en el sistema modelo de Arabidopsis thaliana, algo muy poco visual. No tiene sentido presentar un hierbajo y al lado otro que necesite menos agua, eso no se ve. Por suerte tengo un compañero que trabaja con tomates y con acumulación de antioxidantes, que además, son de colores.

Le propuse la idea y le apreció muy buena. Siguiente problema. No son tomates comerciales, es decir, no se están produciendo continuamente (en exterior o en invernadero según la época del año) como pasa con cualquier variedad comercial. En el momento que nos pusimos con la idea solo teníamos las semillas. Por lo que hubo que cultivarlas y esperar unos 9 meses para tener la cosecha. Pero al fin lo conseguimos y me fui a Barcelona el 30 de Julio con huelga de taxis, mucho calor y una caja de cartón llena de tomates (parecía Juanito Valderrama en el emigrante).

Mi cajita de tomates transgénicos, intragénicos y CRISPR.

Sobre el making off hay poco que contar. Lo grabamos casi del tirón y no hay mucho más de lo que veis. Tenemos diferentes variedades de tomates transgénicos púrpuras, de los que hablé hace tiempo, tomates CRISPR/Cas9 que no degradan la clorofila al madurar por lo que están más dulces y tomates intragénicos que acumulan más flavonoides. Respecto a la cata. Los tomates púrpura saben prácticamente igual que un tomate no transgénico ya que los antocianos apenas aportan al sabor, los tomates intragénicos saben fatal y los de CRISPR están muy buenos. Obviamente esto no depende de la técnica utilizada en cada caso sino de la modificación en concreto. Como anécdota la grabación la hicieron dos personas. En el momento de dejar de grabar su reacción fue acercarse a la mesa y probarlos todos, incluyendo los que habíamos dicho que sabían muy mal.

Si leéis hasta aquí habréis notado que en ningún momento he mencionado a los científicos que han desarrollado estos tomates (insisto, no son míos) o que han colaborado en su cultivo y producción. Lo hago por expreso deseo de ellos ya que no quieren sufrir ningún tipo de represalia por parte de grupos ecologistas o algún efecto negativo a la hora de conseguir financiación para su investigación (por ejemplo, si piden proyectos a alguna institución que potencie la agricultura ecológica). Europa, siglo XXI y hay científicos que prefieren esconderse. Muy triste ¿no?

Si os interesa el tema, hablo mucho de esto en “Transgénicos sin miedo“.

23 comentarios

Participa Suscríbete

Antonio (AKA "Un físico") Antonio (AKA "Un físico")

Desconocía que aparte de tomates normales, había transgénicos, intragénicos y estos otros CRISPR. Nosotros compramos tomates de ensalada, o a veces raf, pero no sabemos cómo se han elaborado sus semillas. Supongo que, los alimentos en general, cuanto más duren y cuanto más mantengan su sabor: más se venderán.
No entiendo eso último de que haya científicos temerosos. Si tus colegas piden financiación a asociaciones pro-ecologistas, pues no se la darán (lo lógico es que se la den a gente pro-ecologista); pero no veo el miedo por ninguna parte.
PD: He leído en otro sitio que podrían fabricarse tomates CRISPR que fueran anticancerígenos; ¿esto es cierto?, ¿qué canceres prevendrían?.

J. M. Mulet J. M. Mulet

El problema es que ahora mismo muchos organismos públicos se alinean con los grupos ecologistas. Los tomates transgénicos que has visto pueden prevenir el cáncer.

Antonio (AKA "Un físico") Antonio (AKA "Un físico")

Ah, claro, perdona: los organismos públicos, que deberían ser neutros y velar por el bien general, podrían estar demasiado influenciados por los lobbys ecologistas. Es lo mismo con las políticas medioambientales: que cuando se imponen los ecologistas, nos toca fastidiarnos a muchos otros. Ánimo, y a resistir, podemos ganar: ya ves, allí en Valencia, que a Juliá Álvaro (un tipo ecologista cerril) ya le ha echado su propia gente.
Los tomates anticancerígenos no los ví, sólo leí sobre ello. No me lo podía creer. Entendí que eran tomates CRISPR (no transgénicos) pero da igual; mucho ánimo a tus colegas investigadores: si logran producir alimentos anticancerígenos, que duren y que sean sabrosos, … ¡¡será la noticia de la década!!.

Pablo Pablo

Si me permite la corrección pedante es “making of”, con una sola efe, o incluso mejor “el cómo se hizo”.

J J

Hola! Una consulta, por favor. Leo en ‘La Biblia del cáncer’ que evitar los lácteos a partir de los 50 años previene el cáncer de próstata. Es cierto? Gracias

Silvia Silvia

Hola, me ha gustado el vídeo, me ha parecido una manera muy cercana de enseñar a la gente lo que la ciencia puede hacer en este caso para mejorar nuestros alimentos. Me gustaría hacer una pregunta, porque no sé mucho del tema pero me gustaría poder entenderlo. Es que no me ha quedado del todo claro, lo siento, la diferencia entre intragenético y CRISPR ¿es que en el primero sólo se “reorganiza” la información genética, y que en el segundo sólo se eliminan partes de la información?

Jane Jane

BUENAS, QUISIERA SABER SI PUEDO FIARME DE LO QUE SE AFIRMA EN ESTA ENTREVISTA. AGRADECIDO

Henri Joyeux, premio internacional de Oncología (1986) por sus trabajos sobre nutrición
Tengo 72 años. Me licencié y soy profesor de medicina en la Universidad de Montpellier, la más antigua del mundo. Casado, tengo 6 hijos y 16 nietos. Me apasiona lo humano, y a través de la enfermedad he conseguido aprender la salud. Me interesa divulgar cómo permanecer con buena salud. Soy cristiano

“Dígame dónde quiere tener un cáncer y yo le ayudo”
Ima Sanchís
01/11/2017

Controvertido
“No se explica lo suficiente que la alimentación es la base de la salud”, me insiste Joyeux frente a un plato de kiwi, manzana y pera… Durante muchos años fue cirujano oncólogo en el Instituto del Cáncer de Montpellier y profesor universitario, pero el centro de su carrera y sus investigaciones siempre han tratado sobre la nutrición y el cáncer. Sus ideas sobre la dieta, hoy ya más aceptadas, hicieron de él un médico controvertido, pero sus libros y conferencias sobre nutrición y prevención del cáncer nunca pasan inadvertidos. Su último libro, Come bien hoy, vive mejor mañana (Planeta), es un superventas internacional en el que relaciona alimentos con determinados tipos de cáncer y propone dietas anticáncer.

¿El alimento es medicina?
Literalmente es la base de la salud física y psíquica.
¿Cómo llegó a esta conclusión?
En 1972 escribí mi tesis doctoral sobre la nutrición artificial en enfermos terminales de cáncer. Durante quince años conseguí técnicas de nutrición artificial (vía intravenosa) para sacar adelante a los enfermos. En 1985 esas técnicas se difundieron por todo el mundo.
Felicidades.
Durante todo ese tiempo pude observar que a mi consulta venían pacientes que gozaban de buena salud pero padecían cáncer, y di un paso más en la relación entre alimentación y cáncer.
Hizo estudios.
Sí, en animales. Les creé tumores con regímenes alimentarios y comprobé como en función de las calorías, el nitrógeno, las proteínas o el azúcar aumentaban o disminuían los tumores.
¿Qué nos enferma?
El sobrepeso aumenta el riesgo de cáncer de mama, de próstata y linfoma. Mucho cuidado con los alimentos que contienen azúcares con un alto índice glucémico como la pasta, que se acumulan en forma de grasa, y con los edulcorantes que reducen las defensas inmunitarias.
¿Y estos productos están relacionados con el cáncer?
Se sabe ya con seguridad que la combinación de azúcares, alcohol y grasas en exceso aumenta la probabilidad de desarrollar cáncer de mama, útero o próstata; y también consumir demasiados productos animales, es decir, carne roja y productos lácteos de vaca.
¿Cuál es la relación entre la carne roja y el cáncer?
En la carne roja hay ácidos grasos saturados que no son buenos para las arterias, ni los vasos ni las hormonas, que, con demasiado colesterol, pueden desarrollar células cancerígenas. Mejor consumir animales alados y pescado.
También hay quien cuida su alimentación, hace deporte y aún así desarrolla cáncer.
El cáncer no cae del cielo, no es una ruleta rusa, pero es una enfermedad multifactorial. Entre las causas tenemos la alimentación, el estrés, que disminuye las defensas inmunitarias, y la contaminación atmosférica.
Usted apunta otras causas polémicas como la píldora.
La píldora es cancerígena, es oficial. Y la terapia hormonal sustitutiva (THS) para la menopausia ha sido una catástrofe, ha aumentado en un 30% el cáncer de mama.
¿Cuál es la alternativa?
Fitoterapia, por ejemplo savia y aquilea para reducir los sofocos, estimular los ovarios y el sistema hormonal femenino. Pero la alimentación es la base.
¿Qué hay que entender?
Que existen alimentos que hay que eliminar y otros que hay que promocionar. Nada de cereales azucarados ni de productos lácteos líquidos, y más fruta fresca, frutos secos y ensaladas.
Eso ya lo decían nuestras abuelas.
Pero hoy lo sabemos con certeza: comer cada día 400 gramos de fruta y verdura y hacer ejercicio puede reducir entre un 30% y un 40% los casos de cáncer.
La ensalada cruda es difícil de digerir.
Así es si no se mastica lo suficiente, un mínimo de 25 veces por bocado para que nuestras glándulas salivares fabriquen el litro y medio de saliva que evita que el estómago sufra.
Entendido.
Hoy se consumen alimentos industriales que poseen gluten nocivo. El pan blanco tiene el mismo índice glucémico que el azúcar blanco. Antiguamente las espigas de trigo llegaban hasta los hombros de un adulto, hoy no pasan de las rodillas porque están modificadas genéticamente. Hay que consumir pan elaborado con semillas antiguas, es pan vivo.
Hágamelo más fácil.
Pan integral ecológico, y si puede ser de semillas antiguas mejor, porque tiene más vitaminas y minerales.
Dice no a la leche de vaca y los yogures.
Y sí a la leche de oveja, de cabra, de almendra, de castaña y al queso sin abusar.
¿Y el calcio y la osteoporosis?
El tubo digestivo absorbe el calcio animal en un 25%, pero el calcio vegetal de la fruta y la verdura, si se mastica lo suficiente, se absorbe en un 75%. Y lo poseen aceitunas, almendras, avellanas. Tome siempre el huevo pasado por agua, el huevo duro tiene demasiado azufre.
Usted asocia alimentos a tipos de cáncer.
Sí, dígame dónde quiere tener un cáncer y yo le ayudo. ¿Quiere un cáncer de colon? Pues no tome fruta ni fibra y abuse de los productos lácteos, mucha carne roja, fume y si puede consuma también un poco de marihuana, que disminuye la inmunidad.
El sistema inmunitario ¿es la clave?
Sí, y para evitar una recidiva hágame caso: tome mucha verdura y mucha fruta, que sea ecológica, y legumbres no excesivamente cocidas.
¿Duras?
Mastique, sea consciente. La fibra es la base de la inmunidad, pero si no masticas lo suficiente, si no salivas, hay hinchazón, estreñimiento y reflujo, y luego sube a la cabeza y te sientes deprimido y el farmacéutico te da ansiolíticos y somníferos para dormir… todo se contamina.
¿Cómo debemos cocinar los alimentos?
Al vapor suave, por debajo de los 95 grados centígrados, para evitar la pérdida de calidad nutricional.

J. M. Mulet J. M. Mulet

Ni de coña, un ejemplo de libro de mercadeo del miedo. ¿Hay algún estudio que correlacione menos consumo de productos ecológicos con menos cáncer? Yo no lo conozco.

Jonatan Sánchez Guirado Jonatan Sánchez Guirado

Creo que las cuestiones que deberíamos hacernos son:
¿Quién necesita los transgénicos? Con una dieta equilibrada y sencilla, ni es necesario los transgénicos, ni es necesario traer quinoa ni chia del quinto pino, etc. Los transgénicos son necesarios sólo para la industria y los científicos.

¿Qué mejoraría la alimentación de la humanidad, una distribución más justa/equitativa o incrementar la productividad, por ejemplo con los transgénicos? ¿Cuál es el problema de los cereales a nivel global (base de la alimentación), la productividad o la especulación?

¿Hay algún estudio a largo plazo (décadas) que nos aseguren que tienen efectos sobre la salud humana y ambiental, positivos o negativos?

Los grupos de interés a favor de los transgénicos, ¿qué les preocupa realmente? ¿la salud global? y por eso los científicos hablan tanto de las propiedades mejoradas. ¿qué preocupa más los antioxidantes o la resistencia a plagas?

La verdad es que es un negocio y es muy lícito, pero se puede defender una actividad económica desde la honestidad, pero los científicos suelen ser cómplices cautivos de su propio trabajo.

Muy interesante, gracias.

J. M. Mulet J. M. Mulet

Se nota que tu no pasas hambre. Prueba a preguntarle a alguien que SI que pase hambre si prefiere comida orgánica o transgénica. Te dirá que solo quiere comer.

Los Fruitis Los Fruitis

¿Como los cultivos transgénicos van a paliar el hambre en el mundo? ¿Cobrándoles a los agricultures por las semillas y las hectáreas cosechadas cada siembra como hace Monsanto-Bayer? A mi no me suena a acción humanitaria, me suena a negocio. A monopolio, a control de unos pocos sobre muchos.

Los transgénicos buscan eliminar el hambre en el mundo, como las farmacéuticas la salud global. Jamas investigaran o comercializaran un producto que no les de un retorno económico o que les origine perdidas. Lo primero es el dinero, luego la salud.

Confió en tus buenas intenciones para salvar al mundo, pero si tengo que posicionarme entre ecologistas o farmacéuticas, y decidir quien de los dos quiere el bienestar general sobre el particular la decisión esta clara.

En fin, no tengo nada en contra de los transgénicos como alimento, me comería esos tomates con total tranquilidad, pero hacer negocio con la alimentación mediante patentes que controlaran dos o tres multinacionales farmacéutica no me parece un futuro deseable ni para el agricultor ni para el consumidor. Ojalá me equivoque y ganemos todos.

Pd. Eso si cuando saquéis un tomate con sabor a gazpacho seré el primero en comprarlo.

J. M. Mulet J. M. Mulet

Una curiosidad. Cuando estás enfermo ¿vas a una farmacia o a un hospital? ¿consumes medicamentos o vas a la sede de Greenpeace y te dan una pancarta? Solo por saberlo, una curiosidad que tengo.

Fernando Fernando

SIn embargo debemos fiarnos de uste cuando dice que los tomates de su amigo pueden prevenir cáncer sin estudios que lo correlacione? ¿nos está tomando usted el pelo?

Los Fruitis el Remake Los Fruitis el Remake

Yo he buscado un poco mas, lo justo como para saber que no hace falta tomar tomates mutantes para prevenir el cancer, solo es marketing de dudoso gusto.
Hay otra multitud de alimentos que también previenen el cancer sin tener que pasar por un laboratorio. https://www.abc.es/20120513/sociedad...080846.html

No me debes nada, a diferencia de esos tomates es gratis.

J. M. Mulet J. M. Mulet

El ABC, esa revista científica de referencia, y citando al prestigioso “Instituto del omega 3”. En todos los departamentos de oncología siguen al pie de la letra las pautas que marca el ABC.

Jorge Jorge

Dios mío, que paciencia.
Para alguno de más arriba, el arroz dorado tiene la patente libre. Evitaría muertes y ceguera de millones de niños.

Pedro Fdez Pedro Fdez

Lo más gracioso es cuando se refieren a tomates los transgénicos como “mutantes”, como si los del huerto de tu vecino Manolo no fueran mutantes. Esto solo refleja la incapacidad de algunas personas de entender la necesidad de los transgénicos en la sociedad. Les asusta el concepto por ignorancia, cuando el objetivo de la mayoría de biotecnologos agroalimentarios es ayudar a poblaciones empobrecidas, por ejemplo, cuando se desarrolló el Golden Rice y les quemaron 40 años de investigación solo por desconocimiento. Citar al ABC como fuente de información científica es como mínimo jocoso. Pero son ellos los que piensan que lo hacemos por dinero y no por ayudar, les dan más sentido a teorías conspiranoicas con farmacéuticas mientras hay gente muriendo por desnutrición o sufriendo otras patologías que con alimentos transgénicos se podrían prevenir, ya que una dieta equilibrada y sana no es nada barato ni accesible para todo el mundo. Se quejan con la barriga llena de que nos intentamos lucrar por desarrollar soluciones para poblaciones empobrecidas con problemas, y se acostarán tranquilos todos los días pensando que lo están haciendo bien. Eso si, la insulina que necesitan tus mayores o cercanos que se expresan en plantas de lechuga para que sean más barata y así no usar ratones, de eso no nos quejamos. Esas lechugas no son “mutantes”… ¿Lógica? La que les interesa. Un saludo,
un científico cualquiera.

Alfredo Alfredo

Ánimo Mulet, la tarea que haces aportando luz sobre un tema tan denostado por la poblacion general como los transgénicos, es encomiable. Piensa que al menos no te vienen con antorchas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *